i+Med invierte 20 millones de euros e impulsa el primer Instituto Internacional Biomédico de Nanohidrogeles Inteligentes del mundo

La inversión generará inicialmente 60 nuevos empleos de alta cualificación

El Instituto será, además, su nueva sede y se ubicará en el Parque Tecnológico de Álava

El proyecto consolida a esta firma alavesa en la ‘medicina personalizada’ a partir de sistemas de Inteligencia Artificial

La cooperativa independiente alavesa I+Med ha presentado un proyecto de inversión a tres años dotado con 20 millones de euros y en el que se observa el lanzamiento del Instituto Biomédico de Nanohidrogeles Inteligentes (IIBNI). Será el primero en el mundo de estas características y situará a i+Med a medio y largo plazo como líder mundial en medicina personalizada mediante sistemas de inteligencia artificial integrados directamente en nanohidrogeles.

El nuevo Instituto que proyecta i+Med estará ubicado en el Parque Tecnológico de Álava. Su puesta en marcha creará 60 nuevos empleos de alta cualificación. La obra se iniciará este año y se prevé su conclusión para finales de 2024.

El lanzamiento de este proyecto, disruptivo en su concepción, supone para I+Med no solo un espaldarazo internacional en términos de referencia científica, sino un importante y positivo crecimiento en términos financieros. Así, y si bien la cifra de negocio estimada para este año en esta cooperativa independiente ronda los diez millones de euros, las expectativas para 2025 proyectan una facturación de 25 millones de euros.

También la vertiente laboral experimentará una favorable evolución con esta inversión, pues de las actuales 71 personas que conforman la plantilla (58 son investigadores y de ellos, 16 Doctores) se pasará a 125 al inicio de la actividad, prevista para finales de 2024. De todos ellos, además, un centenar serán investigadoras/es de primer nivel.

Nueva sede y tecnología de última generación

La inversión en su conjunto y el nuevo Instituto Internacional en particular consolida la posición de Álava como polo de desarrollo económico de referencia para Euskadi y para el mundo entero en los campos Farmacéutico y Biomédico. Un liderazgo que surge a partir del talento y la capacidad innovadora que empresas punteras como I+Med desarrollan en favor de la excelencia científica.

La inversión está dividida en dos partes. La primera, valorada en 8 millones de euros, se destinará a la nueva y moderna infraestructura que albergará al Instituto Internacional Biomédico de Nanohidrogeles Inteligentes. En su interior contemplará el área de I+D+i de la cooperativa, así como una planta farmacéutica vanguardista para el lanzamiento y distribución de nuevos medicamentos.

El nuevo cuartel general de I+Med se construirá sobre una superficie de 3.600 m2 y estará distribuido en dos plantas. La cota cero acogerá todo lo concerniente a administración y logística; en la primera se alojará toda la actividad investigadora y de producción, mientras que el ático, bautizado como Gure Etxea, La casa de los Científicos, se destinará a la zona libre, lúdica y creativa del personal investigador de la cooperativa.

El resultado es una propuesta arquitectónica marcadamente funcional e inteligente que responde a las especiales necesidades de una planta farmacéutica. La redacción del proyecto, elaborado bajo criterios de eficiencia ambiental, ha corrido a cargo de la firma LKS Krean.

I+Med ha reservado, asimismo, la parcela anexa con 10.000 m2 para una posible ampliación y expansión del Instituto.

La segunda parte de la inversión, dotada con 12 millones de euros, tendrá como fin la apuesta por tecnología y maquinaria de última generación, así como en la atracción y retención de personal de alta cualificación.

“Este proyecto confirma que sí es posible el desarrollo en Euskadi de Ciencia e Innovación en torno a un sector tan estratégico como el de la Salud, y que la construcción de un ecosistema vasco donde prime el valor científico por encima de ratios económicos tampoco es ninguna quimera”, ha sostenido Manu Muñoz, socio fundador de I+Med.

Fármacos más efectivos y directos

Desde su fundación en 2014, esta cooperativa de científicos ha centrado su actividad en el desarrollo de proyectos de nanomedicina personalizada en el campo de los nanohidrogeles inteligentes de liberación controlada de fármacos y sustancias activas. “Son sistemas alternativos para la dosificación de los fármacos que permiten abordar al órgano diana de una forma más efectiva y directa, lo que repercute en un doble beneficio social: por el lado económico reduce el gasto farmacéutico, y por el lado del paciente, se somete a un tratamiento más efectivo con una menor exposición a fármacos, lo que evita sus efectos secundarios y repercute en una mayor calidad de vida”, explica Muñoz.

i+Med cuenta actualmente en el mercado con nueve referencias de Medical Devices y tiene en su haber seis patentes tecnológicas. Ahora mismo, investiga en 18 nuevos proyectos que verán la luz próximamente, algunos durante la transición hacia la nueva planta y la mayoría a partir de 2024 coincidiendo con la inauguración del Instituto.

Historia

i+Med nace en 2013 al abrigo del vivero de empresas de EHU-UPV y se funda formalmente como cooperativa de científicos en 2014 de la mano de Manu Muñoz y Raúl Pérez. Ambos cuentan con experiencia en el ámbito biosanitario: Raúl desde la investigación y Manu desde la gestión. Deciden emprender con el propósito de aprovechar su conocimiento en el mundo de los nanohidrogeles e implantar un modelo empresarial diferente primando los intereses de los investigadores y del proyecto por encima de ratios económicos, aunque teniendo muy presente la necesaria solvencia económica del proyecto para garantizar su viabilidad y futuro. La singularidad de esta cooperativa radica en la generación de un entorno científico-económico promovido por las decisiones que los cooperativistas toman y asumen en el proyecto empresarial bajo la forma jurídica de cooperativa.