MÁQUINA-HERRAMIENTA: Resistir ahora para despegar en 2021

2020 > MÁQUINA-HERRAMIENTA: Resistir ahora para despegar en 2021

El sector trata de mantener la producción consumiendo la razonable cartera de pedidos con la que comenzó el año

La congelación de la actividad industrial de los últimos meses, ha acarreado una abrupta caída de los pedidos, sometiendo al sector a gran presión

La recuperación paulatina de los sectores cliente (automoción, aeronáutica, ferrocarril, bienes de equipo, energía, etc.) será decisiva para la máquinaherramienta, que se ha pertrechado de financiación para afrontar los meses más complicados que aún están por venir

Lejos queda el año 2019, que para el sector apuntaba ya a un cambio de tendencia con una caída en la producción y en las exportaciones. Así los datos de cierre definitivos resultan algo peores a los estimados en febrero, merced a una mayor caída en el subsector de deformación, con ligeros incrementos en el resto.

Tras cinco años de crecimiento acumulado que superó el 30%, el sector en su conjunto retrocedió un 9,46% en 2019. Las máquinas-herramientas cedieron un 11,95%, un 8,77% el arranque, y un 17,17 % la deformación, esta última afectada ya en 2019 por la situación que arrastraba la automoción.

El resto de los sectores cedieron también algo de volumen: componentes, -7,29%, herramientas, –

5,52%, accesorios, -7,37 %

Las exportaciones cayeron un 5,08 % en general, con las siguientes bajadas por subsector: arranque, -8,02%, deformación, -8,41%, herramientas, -4,26%, accesorios, -1,99%, salvo componentes con un leve crecimiento del 2,9%.

Respecto a los principales destinos de las exportaciones, la lista la encabeza Alemania, seguida de USA, Italia, Francia y Portugal. En sexto lugar, China, y a continuación: México, India, Reino Unido y Canadá. Mejoran sus posiciones Italia y Francia, mientras que México y China, bajan escalones respecto al año anterior.

SITUACIÓN ACTUAL

El presidente de AFM Cluster, César Garbalena, analiza la situación actual del sector: “Afrontada la peor fase de la pandemia, los tres últimos meses han supuesto una lucha continua contra una realidad implacable, fundamentalmente en tres frentes:

En primer lugar, teníamos que garantizar un escenario de actividad segura para las personas, y sobre esa base construir el resto de necesidades. Hemos sabido actuar de manera rápida, responsable y ejemplarizante a la hora de diseñar e implantar protocolos que protejan a nuestras personas, y que han permitido a la mayoría de nuestras empresas seguir funcionando incluso durante el estado de alarma.

En segundo lugar, necesitábamos terminar de construir y enviar aquellos equipos comprometidos con los clientes con anterioridad, y se ha conseguido montarlos y ponerlos a punto en momentos de movilidad muy reducida, además de iniciar poco a poco el servicio post-venta y el mantenimiento de máquinas.

En tercer lugar, la parte más compleja, y también la más relevante para nosotros está siendo la actividad comercial. Estamos implantando nuevas estrategias de contacto no presencial para mantener la cercanía con nuestros clientes que es imprescindible a la hora de realizar inversiones de relevancia.

Pese a ello, los principales sectores cliente, como automoción, aeronáutica, ferrocarril, bienes de equipo, energía, etc. han estado parados y continúan con niveles de actividad muy bajos, lo que compromete seriamente sus necesidades de inversión”.

Así, los pedidos en los primeros cinco meses del año han caído más de un 35%, con especial intensidad en los últimos tres. Esta caída es algo más acusada en el subsector de deformación. Por mercados, la caída es mayor en el exterior, pero sólo debido a que 2019 fue ya un año malo para el mercado interior. Ningún continente evoluciona todavía de manera favorable, y registramos caídas en los principales mercados europeos (Alemania, España, Italia, Francia), americanos (USA, México y Brasil), con la única excepción en Asia, donde China ha arrancado con cierta fuerza a partir de abril y acumula mejor inicio de año que en 2019.

PREVISIÓN DE CIERRE 2020

En 2020 las dos realidades del sector van a mostrarse más evidentes que nunca. Por un lado, la de la actividad productiva: estirar al máximo la cartera acumulada, permitirá navegar a muchas de las empresas hasta final de año, para caer en facturación alrededor de un 20%. Y por otro la captación de pedidos que arrojará un dato peor, y que dependerá de que los clientes vayan ganando tono. En todo caso, esperamos una caída de la captación cercana al 40%.

En este sentido, afirma Xabier Ortueta, Director General de AFM Cluster: “Prevemos un año difícil en lo que a actividad respecta, y muy complejo en captación, que nos llevará a un 2021 en el que el esperado repunte de actividad de nuestros sectores clientes será crucial para nuestra supervivencia.

Nuestros estudios de prospectiva apuntan a una paulatina recuperación en el último trimestre del año, que deberá tomar impulso en los siguientes 6 meses de 2021”.

NECESIDADES DEL SECTOR

Desde una perspectiva general, será muy relevante para el sector de la fabricación avanzada atender a cuatro ámbitos que, en algunos casos, se comparten con otros sectores:

  • Las medidas de mantenimiento de la financiación de las empresas. El sector parte de una situación mucho más sólida que la que mostraba ante la crisis de 2008, y además se ha pertrechado de financiación para atravesar meses complicados. Sin embargo, la situación actual no tiene precedente, y para un sector que mostrará sus dificultades unos meses más adelante, es necesario contar con financiación hasta que los usuarios de máquinaherramienta vuelvan a invertir.
  • Desde la perspectiva del empleo, en 2019, este factor creció un 0,8%, en un sector en el que las personas son un activo irreemplazable. Las máquinas-herramienta son productos industriales tecnológicamente muy avanzados y complejos, diseñados de manera adaptada para cada aplicación. Las empresas de AFM Cluster cuidan a sus equipos humanos, y necesitan mantenerlos, por lo que las medidas de flexibilidad en el empleo, les permitirán salir con fuerza cuando el momento llegue.
  • La innovación es otro de los principales retos de un sector que aporta la última tecnología productiva a los más importantes sectores industriales de la economía. En estos momentos de menor actividad, es fundamental contar con recursos suficientes para seguir investigando, y desarrollando aplicaciones innovadoras. Es esencial construir junto a las administraciones el puente de la I+D, que permita arrancar con nuevas propuestas al mercado.
  • La actividad internacional (ferias, viajes, misiones comerciales, etc.) ha quedado suspendida por varios meses, pero en 2021 volverá a recobrar fuerza, y será importante disponer de todos los recursos, propios y de apoyo institucional para una salida en masa a competir por los clientes. En este sentido, tanto ICEX como las administraciones locales, deberán contar con programas abundantes y flexibles que empujen a las empresas. En este sentido, damos la bienvenida a los planes Renove de maquinaria y 4.0 anunciados recientemente por la administración vasca y animamos a la administración central y europea a seguir el ejemplo y apostar decididamente por la industria.”
  • Añade César Garbalena, respecto a las principales necesidades del sector: ”Con el objeto de acelerar la construcción de un futuro industrial, apoyamos los planes de relanzamiento para los sectores tractores de la industria como la automoción o la aeronáutica, que deberán ir acompañados de un definitivo impulso a la inversión en equipos productivos con alto efecto multiplicador. La industria ha de actualizar su maquinaria para poder seguir siendo competitiva, pero las diversas administraciones deben apoyar e impulsar dicha inversión con medidas fiscales que fomenten la reinversión de beneficios y planes de renovación y digitalización de medios productivos. Tras este parón debemos generar un formidable proceso de recapitalización industrial.