ENVIROSCORE: Hacia una compra de alimentos y bebidas con criterio ambiental y rigor científico

El centro tecnológico AZTI y la Universidad de Lovaina han desarrollado ENVIROSCORE, un sistema de etiquetado ambiental que permite reconocer fácilmente el grado de sostenibilidad ambiental de los alimentos y bebidas en el punto de venta

La etiqueta está basada en la metodología de Huella Ambiental de Producto, aprobada por la Comisión Europea, y ha seguido un riguroso proceso de validación antes de ver la luz

ENVIROSCORE permite a las empresas medir y comunicar el impacto ambiental de sus productos de una forma sencilla y facilita a los consumidores la elección de productos más sostenibles

El sistema alimentario se sitúa en el centro de todas las miradas, siendo causa y víctima del impacto ambiental generado en Europa. Por ello, con el fin de reducir la degradación ambiental y lograr los Objetivos de Desarrollo Sostenible es imprescindible promover una producción más sostenible y consumo de los alimentos y bebidas más responsable.

Para dar respuesta a este importante reto, el centro tecnológico AZTI y la Universidad de Lovaina (Bélgica) han desarrollado ENVIROSCORE®, un sistema de etiquetado ambiental que mide el impacto de los productos basado en la metodología europea internacionalmente aceptada y estandarizada de Huella Ambiental de Producto.

ENVIROSCORE es útil tanto para la industria agroalimentaria como para los consumidores. A los primeros, les permite medir y comunicar el impacto ambiental de sus productos de una forma sencilla, integrando 16 categorías de impacto ambiental en una sola y promoviendo el ecodiseño del producto a lo largo de toda la cadena de suministro. A los segundos, les aporta información fácil de entender que permite comparar entre productos y entre categorías de productos de alimentación y bebidas, motivándoles hacia pautas de consumo más sostenibles

 

Un algoritmo que combina 16 impactos ambientales

“ENVIROSCORE es un algoritmo que agrega en una única puntuación final los impactos ambientales generados a lo largo de todas las etapas de producción y consumo de un kilogramo de producto. En concreto, se combinan 16 impactos ambientales, entre los que se incluyen, entre otros, el potencial de cambio climático, el agotamiento de la capa de ozono, la contaminación de las aguas, el agotamiento de recursos fósiles o la toxicidad” explica Saioa Ramos, una de las creadoras de la metodología e investigadora del área de Procesos Eficientes y Sostenibles de AZTI.

A partir de ese análisis, convierte la puntuación agregada en un sistema de comunicación sencillo, visual e intuitivo de 5 escalas ( A| B | C | D | E ). Esta clasificación integra todos los aspectos relacionados con la forma de producir, procesar, envasar, distribuir, consumir y gestionar los residuos de ese producto.

“Tras la validación con 150 productos alimentarios, se ha concluido que el sistema es capaz tanto de captar la variabilidad de impacto entre los diferentes productos alimentarios y bebidas como de discriminar, dentro de la misma tipología de productos, aquellos productos con “peores” técnicas de producción, envase excesivo o largas distancias de transporte” asegura la experta de AZTI.

 

Apoyos institucionales y empresariales

El sistema ENVIROSCORE es un sistema de etiquetado ambiental desarrollado por un grupo de científicos independientes para dar respuesta a la preocupación cada vez mayor de las empresas y de los consumidores de producir y consumir alimentos de una forma más sostenible y responsable. Esta iniciativa cuenta con el apoyo de múltiples empresas, así como del Gobierno Vasco y de la propia Unión Europea a través de la iniciativa de innovación alimentaria europea EIT Food, que trabaja para hacer que el sistema alimentario sea más sostenible, saludable y de confianza.