El Gobierno Vasco buscará apoyo privado a su Plan de Emprendimiento y ‘start ups’

La misión a Israel, que perseguía conocer su modelo singular en estas materias, ha servido para comprobar que es necesario ampliar y profundizar el Plan de Emprendimiento existente en Euskadi.

 

El Gobierno Vasco buscará el apoyo privado a su Plan de Emprendimiento de creación de empresas de base tecnológica y de alto potencial de crecimiento. Esta es una de las principales conclusiones de la misión del Departamento de Industria, Innovación, Comercio y Turismo, que ha concluido hoy en Israel.

La delegación vasca, encabezada por el viceconsejero de Industria y Energía, Xabier Garmendia, y la subdirectora general de la sociedad pública SPRI, Lara Cuevas, ha contado con la participación de un grupo de miembros de la Comisión de Industria del Parlamento Vasco. Todos ellos han conocido de primera mano, desde el pasado domingo, el funcionamiento del modelo de emprendimiento ligado al sistema de Ciencia y Tecnología del país hebreo.

El novedoso sistema israelí de innovación, único en el mundo, posibilita que un tercio de sus empresas (4.000 entre cerca de 12.000) trabajen en la alta tecnología. Israel es el primer país del mundo en gasto para I+D en relación a su PIB, cerca de un 4,5%. Japón dedica poco más del 3%, mientras que Alemania y Estados Unidos rondan el 2,5%.

“Hemos comprobado que es necesaria una mayor colaboración público-privada tanto en la inversión y tutorización de las ‘star ups’ (nuevas empresas asociadas al emprendimiento y la innovación) como en la evaluación de los proyectos de las empresas susceptibles de acogerse a las ayudas”, ha afirmado hoy el viceconsejero de Industria y Energía, Xabier Garmendia, poco antes de abandonar Israel y tras haber mantenido en tres días una decena de reuniones con entidades públicas y privadas hebreas directamente implicadas en el emprendimiento y la innovación.

La misión ha servido para comprobar que es necesario ampliar y profundizar el Plan de Emprendimiento existente en Euskadi. En Israel, donde hay 26 incubadoras que cada año trabajan con cerca de 300 proyectos empresariales, la financiación no es exclusivamente pública en el inicio como en el País Vasco, y el capital privado va entrando desde el principio.

Además, si en un plazo de dos años no se consigue financiación privada, el proyecto empresarial decae. “Queremos que el capital riesgo privado apueste por las ‘start ups’ desde el principio hasta el final”, ha afirmado Xabier Garmendia.

Sistema de evaluación

Tanto la delegación de Industria como los parlamentarios vascos han tenido una visión compartida de las excelencias del sistema de emprendimiento y ‘start ups’ del modelo israelí. En este país, en la evaluación de los proyectos participan no solo los técnicos de la administración, sino también expertos de los sectores de la universidad, empresa o financieros, lo que permite una elección más correcta de los proyectos que pueden tener éxito.

Uno de los encuentros más interesantes tuvo lugar con la Oficina del Jefe Científico del Ministerio de Industria israelí, una figura clave que ejecuta las políticas del Gobierno hebreo de apoyo al I+D industrial. El responsable del plan de incubadoras de dicha oficina, Yossi Smoler, mostró su disposición a establecer mecanismos de colaboración mutuos, en los que Israel puede aportar su fortaleza en el sistema de ‘start ups’ y Euskadi su alta capacidad manufacturera en varios sectores industriales.

Más de 4.000 empresas israelíes trabajan en lo que se conoce como empresas de alta tecnología. Estas compañías son las que contabilizan casi el 80% de las exportaciones que realiza Israel. Cada año representa un valor superior a los 11.000 millones de euros. En los últimos 20 años, un país como Israel, que tan solo tiene 7,5 millones de habitantes, ha sido capaz de atraer cerca de 2.500 millones de euros en inversiones privadas de capital riesgo para una inversión pública de unos 450 millones de euros. Adicionalmente, cada año se dedican más de 300 millones de euros a la I+D, lo que posibilita ayudas a un millar de proyectos de 600 empresas.

La delegación vasca ha podido comprobar que en un local de apenas cinco metros cuadrados puede surgir una empresa que reduce de tres días a cinco minutos la detección de bacterias en botellas de agua, un sistema para ahorrar un 25% la energía para el tratamiento de aguas residuales, un modelo de generación de electricidad en las tuberías de la red de aguas aprovechando el propio caudal de agua que circula por la red y alimentar con la energía eléctrica generada sensores para poder así reducir las fugas del agua, o la creación de un mando táctil (sin ningún botón) para los aparatos de televisión.