El Lehendakari visita la empresa vasca Midatech, a la vanguardia europea en nanomedicina

  • La empresa va a liderar un ambicioso proyecto europeo (8 M€) para producir nanopartículas contra el cáncer.
  • Midatech ha invertido 1,2 millones de euros en la reforma de sus laboratorios para producir tratamientos oncológicos en condiciones de esterilidad

visita Lehendakari Midatech 068El Lehendakari Iñigo Urkullu ha visitado esta mañana las instalaciones de la empresa vasca Midatech Biogune, que recientemente ha recibido un importante espaldarazo en su afán de posicionarse a la vanguardia de la nanomedicina a nivel internacional, con la concesión de un ambicioso proyecto europeo de 8 M€ para la producción de nanopartículas con la acreditación europea de GMP (Good Manufacturing Practice),  es decir, de Buenas Prácticas de Producción.

Acompañado por el Consejero de Salud del Gobierno Vasco, Jon Darpón, el Lehendakari ha conocido de primera mano las nuevas instalaciones de esta empresa vasca, en las que recientemente se han acometido inversiones de alrededor de 1,2 millones de euros para adecuar sus laboratorios de producción y obtener la certificación europea para la fabricación de nanopartículas en las condiciones mencionadas de GMP.

Midatech Biogune, filial de la británica Midatech Pharma, compañía que opera en la Bolsa de Londres desde este pasado mes de diciembre, está ubicada en el Parque Tecnológico de Bizkaia desde el año 2006, cuenta con una treintena empleados y se dedica al diseño, desarrollo, síntesis y producción de nanomedicinas basadas en tecnología propia de nanopartículas biocompatibles.

  • NanoFacturing

Midatech Biogune en este sentido va a liderar el proyecto denominado NanoFacturing, en el que van a participar también empresas e institutos de diferentes países europeos, entre los que se hallan las siguientes entidades: Centre for Process Innovation Limited (Reino Unido), Prochimia Surfaces (Polonia), Galchimia (España), el University College Dublin y la National University de Irlanda, el centro tecnológico Applus S.A. LGAI (España), IFOM, la Fondazione Istituto FIRC di Oncología Molecular (Italia), y la Ecole Polytechnique Federale de Lausanne (Suiza).

El proyecto, que se desarrollará durante estos próximos 4 años, cuenta con una asignación económica total de 8 millones de Euros por parte de la Comisión Europea, en el marco del Programa Horizon 2020, de los que 3,4 M€ recaerán en la empresa vasca.

NanoFacturing es una plataforma de fabricación escalable con el fin de apoyar la amplia gama de productos nanofarmacéuticos que se están desarrollando en Europa, incluyendo los propios medicamentos conjugados en condiciones GMP de Midatech Biogune.

Su objetivo, en definitiva es atender las necesidades tanto a pequeña y mediana escala de los ensayos clínicos en fase temprana y aplicaciones de nicho, así como apoyar el desarrollo de los procesos clínicamente compatibles y de producción sostenible a gran escala, que permitan llevar estos productos hacia ensayos en Fase III y su posterior producción comercial y penetración en grandes mercados potenciales.

El director de Midatech Biogune, Justin Barry, considera que la aprobación de dicho proyecto supone “un voto de confianza extraordinario por parte de la comisión Europea tanto en la tecnología de Midatech como en el ‘know how’ de los otros miembros del consorcio”. “Es un proyecto muy ambicioso y lo enfrentamos con mucha ilusión”, añade.

  • Inversión de 1,2 millones de euros

La notificación de la aprobación del proyecto ha coincidido en el tiempo con la apuesta decidida que esta realizando Midatech en los últimos meses para convertirse en una de las primeras empresas en Europa capacitadas para producir nanopartículas contra el cáncer en condiciones asépticas. La compañía ha invertido 1,2 millones de euros para adecuar sus laboratorios a la producción de estas nanopartículas con la certificación europea GMP, es decir, en condiciones de buenas prácticas de fabricación (Good Manufacturing Practice).

En el ámbito de la oncología la inmensa mayoría de tratamientos son inyectables y, por lo tanto, éstos deben ser producidos bajo condiciones de estricta asepsia. Esto es lo que ha motivado la total remodelación de las instalaciones de la empresa.

La actividad de esta empresa está centrada en dos grandes objetivos: las enfermedades metabólicas y la oncología. La empresa obtuvo la licencia de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS) en 2011 para la producción de medicinas en fase de desarrollo no estériles, pero ha tenido que acometer la mencionada adecuación de sus laboratorios para poder producir nanopartículas en condiciones de total esterilidad para el ámbito del tratamiento oncológico.

“Con esta reforma pretendemos obtener la licencia de la Agencia del Medicamento para poder establecernos como fabricantes de medicamentos en fase de desarrollo en condiciones asépticas, y que nos permitan fabricar productos inyectables. Esto significará que Midatech Biogune será una de las primeras empresas en Europa capacitadas para producir nanopartículas asépticas en condiciones GMP”, dice su director general, Justin Barry.

  • Tiritas para liberar insulina

Además de producir medicamentos contra el cáncer, Midatech Biogune también se dedica al ámbito de las enfermedades metabólicas.

En este ámbito de las enfermedades metabólicas está produciendo una solución para liberar insulina en el organismo de los pacientes de diabetes sin necesidad de recurrir a jeringuillas. Se trata de unas tiritas solubles que se colocan en la boca, en la parte interna de la mejilla, y que contienen unas nanopartículas que liberan la insulina directamente.

Este producto ya ha superado su primera prueba clínica: la fase clínica 1 de seguridad y está en camino a la fase 2, centrada en la exploración en el ámbito clínico con pacientes.

La tecnología de Midatech está basada en la síntesis de glyco-nanopartículas que tienen un núcleo de oro y una corona inicial de glucosa. El núcleo de oro ( 1,6-1,8 nanómetros de diámetro) junto con la corona tiene un tamaño final inferior a 5 nanómetros, y la no toxicidad del oro sumado a las propiedades de la glucosa, hacen que la partícula no provoque reacciones ni adversas ni inmunológicas a priori en el ser humano: en definitiva son materiales idóneos para concebirlos como portadores de entidades farmacéuticas o terapéuticas.

“Lo que hacemos es modificar la estructura de esa nanopartícula con unos mecanismos que utilizamos para acoplar otras entidades, como es el caso de la insulina, que es nuestro primer producto en desarrollo”, afirma Barry.

“En ese proyecto estamos asociados con una empresa norteamericana que se llama MonoSol Rx. Nosotros fabricamos la nanopartícula en la que se acopla la insulina y Monosol Rx lo incorpora a una tirita disoluble que se coloca en el interior de la boca, que en definitiva es un método para liberar insulina sin precisar de inyección para los diabéticos”, concluye.