Entender la dislexia desde las conexiones cerebrales

El BCBL investiga en el proyecto Dyshtal el impacto del tálamo y sus conexiones con la corteza cerebral en la lectura y en los trastornos asociados a este proceso como la dislexia

El proyecto está abierto a la participación de voluntarios, por lo que las familias interesadas pueden ponerse en contacto con el BCBL a través del e-mail dysthal@bcbl.eus

La dislexia, una dificultad del aprendizaje que afecta a entre el 5% y el 10% de la población, celebra mañana su Día Internacional

La dislexia es un trastorno del aprendizaje de origen neurológico que se manifiesta fundamentalmente como una dificultad lectora y se calcula que afecta a entre el 5% y el 10% de las personas. Diagnosticar este trastorno e intervenir de forma temprana puede favorecer tanto a la reducción de dichas dificultades de la lectura como a mitigar su impacto a nivel psico-social.

El Basque Center on Cognition, Brain and Language (BCBL), centro experto en el estudio de la dislexia, trabaja desde 2019 en el proyecto Dysthal, una iniciativa que investiga en edades tempranas el impacto del tálamo y sus conexiones con la corteza cerebral en los procesos de lectura típica -la estadísticamente más frecuente- así como en los procesos de lectura atípica -aquellos que contemplan las estrategias de lectura no habituales y en los que se incluyen las dificultades específicas del aprendizaje como la dislexia.

El enfoque de este proyecto tiene entre sus objetivos avanzar en el diseño de programas de diagnóstico temprano y en el tratamiento de las dificultades lectoras.

“En el marco del proyecto, además de lectores con dislexia, sumamos a otros dos grupos adicionales de lectores típicos: un grupo de edades similares a los primeros y otro de capacidades lectoras similares. De esta manera, podemos entender las diferencias que se producen entre ellos y caracterizar mejor los procesos neurobiológicos en función de la edad y experiencia de la persona lectora”, explica el investigador del BCBL Kepa Paz Alonso.

En concreto, los investigadores de la iniciativa Dysthal emplean técnicas no invasivas y de resonancia magnética para intentar esclarecer en qué medida tanto las principales hipótesis sobre las causas de la dislexia asumidas por la comunidad científica hasta este momento, como las evidencias científicas obtenidas pueden ser explicadas por la función de las conexiones entre tálamo y corteza.

“En la actualidad, y gracias a las técnicas de neuroimagen, ya sabemos que hay diferencias en las distintas regiones y redes cerebrales entre lectores típicos y lectores atípicos. Varios estudios relevantes han demostrado que se registran diferencias en la participación de distintos núcleos talámicos, en regiones de la corteza parietal y en áreas de procesamiento sensoriomotor como son la corteza visual, la corteza auditiva y el cerebelo. Otros estudios más puntuales han mostrado efectos también en regiones de la corteza prefrontal. Lo interesante es que todas estas regiones cerebrales mantienen conexiones con distintos núcleos del tálamo y esas conexiones son exactamente lo que estamos estudiando en este proyecto”, señala el experto del BCBL.

Un estudio en varias fases

El proyecto Dysthal arrancó con el estudio sobre los procesos y estrategias de lectura empleados por más de 900 niños y niñas bilingües de entre 9 y 16 años. Con esos participantes se hizo una clasificación de los tipos de lectura y de lectores. En este momento, el BCBL ha iniciado la parte fundamental de la investigación: una serie de juegos delante de un ordenador para obtener los datos que permitirán descubrir, por ejemplo, los distintos aspectos de la lectura asociados con la dislexia y su relación con distintos patrones cerebrales.

Por el momento, más de 60 participantes han visitado las instalaciones del BCBL en esta segunda fase para participar en la recogida de información, que incluye realizar tareas delante de un ordenador o tableta, así como una resonancia magnética para recabar datos de la estructura y función cerebral.

En los próximos meses, el equipo de Dysthal seguirá compilando más datos tanto en colegios como en sus instalaciones para conocer el estado de las habilidades lectoras en la provincia de Gipuzkoa, y también entender las diferencias en dichas capacidades y en sus correlatos cerebrales en niños y niñas con y sin dificultades lectoras.

Los resultados podrían ayudar a diseñar herramientas de diagnóstico e intervención más ajustadas a los problemas de lectura como la dislexia. Por este motivo, desde el BCBL animan a los niños y niñas y sus familias a participar en el estudio. Las familias interesadas en participar en el proyecto pueden ponerse en contacto con el BCBL a través del e-mail dysthal@bcbl.eus.

El proyecto Dysthal se suma a las múltiples iniciativas de investigación lideradas a cabo por el BCBL en el campo de la dislexia, una dificultad de la lectura que mañana celebra su Día Internacional con la misión de ampliar la sensibilización social hacia este trastorno.