Ibermática recorre el Camino de Santiago para hacer el seguimiento y la trazabilidad de los peregrinos

Ibermática colabora en un proyecto de I+D+i impulsado por la Xunta de Galicia para contar y realizar un seguimiento de los peregrinos que recorren el Camino de Santiago mediante sensores Bluetooth y Wi-Fi. El objetivo es que las entidades públicas tengan una información más precisa de la ruta xacobea, con la que puedan abordar después estrategias concretas y procesos de gestión y planificación que puedan optimizar la calidad de sus servicios. En el proyecto también participan Bitcarrier e Infojc.

 

Durante siglos, el Camino de Santiago ha atraido y generado flujos de peregrinos desde infinidad de puntos de todo Europa, que han influido de forma definitiva en la cultura, sociedad, infraestructuras y economía de sus áreas de influencia. Sin embargo, hasta que los métodos de observacion y estimación no se han ido desarrollando, los datos reales sobre la cantidad de personas desplazadas, rutas seguidas, tiempos de permanencia por zonas, etcétera, no eran muy precisos.

Las TIC, que tantos campos de la sociedad actual han revolucionado, han avanzado lo suficiente como para ayudar también en esta labor de seguimiento y trazabilidad de los peregrinos que realizan la ruta xacobea, pudiendo refinar toda la información. Así, los gestores públicos dispondrán de información relevante y precisa, tanto para utilizarla en sus propias estrategias y procesos de gestión y planificación, como para ponerla a disposición de aquellos agentes que consideren oportuno.

En este ámbito se enmarca el proyecto Trazabilidad de Peregrinos, cuyo objetivo es definir, diseñar y desarrollar la plataforma necesaria para poder contabilizar y realizar el seguimiento de los peregrinos, a través de distintas rutas, con métodos telemáticos no intrusivos, que no exijan un equipamiento específico en los propios peregrinos y que permita mantener su total anonimato.

La solución propuesta por Ibermática, Bitcarrier e Infojc consiste en el despliegue e instalación a lo largo del Camino de Santiago de un conjunto de sensores capaces de detectar las señales Bluetooth y Wi-Fi emitidas por los dispositivos móviles portados por los peregrinos. Esta malla de sensores se distribuirá a lo largo del Camino en los pueblos de mayor relevancia, y de forma más densa en el interior de Santiago de Compostela, lo que permitirá reconstruir su tránsito hasta la plaza del Obradoiro.