Innovación, valor añadido y foco puesto en el consumidor: la receta de las empresas de alimentación para afrontar con éxito el futuro más próximo

“Las pequeñas empresas, por su agilidad, lo van a tener más fácil para adaptarse a nuevos escenarios y seguir siendo competitivas”, indica Llach

En un escenario repleto de incertidumbre como el actual, las empresas alimentarias deberán apostar por crecer a través de la innovación, con el foco puesto en cubrir las nuevas necesidades de las personas consumidoras y apoyándose en el valor añadido que permite diferenciarse de la competencia. Así lo ha señalado Jordi Llach, Director General de Nestlé España, en el encuentro que ha mantenido con más de medio centenar de directore/as, gerentes y altos cargos de compañías de toda la cadena de valor de la alimentación de Euskadi. Organizado por BASQUE FOOD CLUSTER, el acto ha dado pie a establecer un diálogo abierto en el que las empresas han podido debatir y compartir las dudas que les depara la coyuntura actual.

La introducción ha corrido a cargo del Presidente de BASQUE FOOD CLUSTER, Manu Giner, quien ha enmarcado la jornada en el deseo de abordar, de manera conjunta con las empresas, los retos a los que el sector se está enfrentando en los últimos meses, y la incertidumbre a la hora de diseñar escenarios y tomar decisiones de cara a 2023. Para ello, ha celebrado contar con la “visión global” del sector que aporta un grupo como Nestlé, presente en 186 países de todo el mundo y con una plantilla total superior a las 270.000 personas.

En su intervención, Jordi Llach, Director General de Nestlé España, ha emplazado a las empresas a mantener una actitud “flexible y adaptable a los nuevos escenarios”. Para ello, considera fundamental contar en los puestos de dirección con personas “que sepan gestionar la incertidumbre con calma y energía; sin entrar en pánico, pero sin confundir optimismo con fantasía”.

No obstante, esa necesaria capacidad de adaptación en el corto plazo no deberá afectar a las grandes líneas de la estrategia de la empresa. En el caso de Nestlé, destaca la apuesta por la sostenibilidad y la innovación como principales palancas competitivas. “En los últimos tiempos, las marcas blancas han desarrollado de forma espectacular la calidad de sus productos. Si no conseguimos ofrecer algo que vaya más allá, estaríamos perdidos, y eso sólo se consigue a través de la innovación”, ha subrayado Jordi Llach.

Respecto al ámbito de la sostenibilidad, ha hecho hincapié en su importancia como eje estratégico de Nestlé. “Está en nuestro ADN. La solución no está en manos de una sola empresa, pero nuestro propósito debe ser impulsar el crecimiento sostenible y contribuir a un planeta mejor“, ha afirmado.

“Foco total en el consumidor”

Para logar que dicha innovación tenga éxito en su lanzamiento al mercado, “sólo hay una manera: foco total en el consumidor”. “Necesitas conocer al consumidor mejor que tus competidores, comprender anticipadamente lo que necesita y saber ofrecérselo de manera competitiva”, ha señalado Jordi Llach. “Por eso, aunque el precio seguirá siendo una variable importante para muchas personas, lo que es crítico es la variable Valor: ser capaces de ofrecer al consumidor productos y servicios que le ayuden a superar sus problemas”, ha insistido.

Para el Director de Nestlé España, en una coyuntura como la actual, marcada por cuestiones clave para el sector como la escasa disponibilidad de materias primas o el encarecimiento de la energía, “no hay otra salida que crecer activando la palanca precio”. “Eso sí, con cautela”, ha advertido. En su opinión, “acertar con el nivel de precios que te permite seguir siendo relevante para el consumidor es la gran ecuación a resolver en estos momentos”.

Para cerrar la sesión, Llach ha mantenido un diálogo abierto con lo/as representantes de las empresas asistentes, moderado por el Director de BASQUE FOOD CLUSTER, Jon Ander Egaña. En el debate, ha instado a seguir apostando por la innovación – “el momento de innovar es siempre” – y ha elogiado la capacidad de adaptación de las pequeñas y medianas empresas del sector. “Por su agilidad y flexibilidad, las empresas pequeñas lo tienen más fácil para adaptarse a los nuevos escenarios que vienen que las grandes compañías”, ha apuntado.