Pequeñas ideas convertidas en innovaciones, gracias a “Un minuto para la Innovación” de Innobasque

  • Un total de 79 organizaciones de toda índole participaron en “Un minuto para la innovación” que, organizado por Innobasque, dio lugar a 170 retor que provocaron 8.523 ideas.
  • Como resultado de este proceso de innovación colaborativa se han obtenido innovaciones de producto, servicio y procesos, e incluso se está creando una nueva empresa.
  • “La innovación no está solo en los departamento de I+D, sino en cualquier lugar de la organización o incluso fuera de ella. Así lo ha demostrado “Un minuto para la innovación”, puesto que todas las personas podemos innovar si se crean las circunstancias apropiadas para ello, generando entornos colaborativos de confianza”, ha declarado Guillermo Ulacia, presidente de Innobasque.

Pequeñas ideas hechas realidad y convertidas en innovaciones son el resultado de “Un minuto para la innovación”, una iniciativa de innovación colaborativa que hace un año lanzaba Innobasque, Agencia Vasca de la Innovación, con el fin de diseminar una cultura de la innovación. Conscientes de la complejidad de la situación que viven las empresas y la sociedad vasca, se vuelve a poner de manifiesto que la innovación contribuye de manera clave a frontar las dificultades con mayores garantías de éxito. Así, 79 organizaciones de toda índole pusieron en práctica su minuto, lo que dio lugar a la identificación de 170 retos que 8.523 ideas trataron de resolver. “La innovación no está sólo en los departamentos de I+D, sino en cualquier lugar de la organización o incluso fuera de ella. Creo que todas las personas podemos innovar si se crean las circunstancias apropiadas para ello, generando entornos colaborativos de confianza, como ha demostrado esta iniciativa”, ha asegurado esta mañana Guillermo Ulacia, presidente de Innobasque, durante la presentación, en el BTI-Biotechnology Institute de Vitoria-Gasteiz, de los resultados de esta iniciativa, que se han recogido en una publicación. Así, se reconoce la labor de los participantes y se visualizan las buenas prácticas de innovación colaborativa llevadas a cabo, para que puedan servir de inspiración y aprendizaje.

Al acto han acudido también Eduardo Anitua, presidente de BTI-Biotechnology Institute; Marisa Arteagagoitia, de la comarca Uribe de Osakidetza; Isabel Orbañanos y Féliz Sáenz de Ugarte, del Centro de Innovación del Colegio Urkide; Idoia Uriarte, directora de innovación de mercado de Euskaltel; Asier Ruiz Ramírez, cofundador de 2DZanga; Patxi Gaztelumendi, responsable de comunicación y nuevos proyectos de EHNE Bizkaia; Patricia García, gerente de Gasteiz On; y Alberto Bokos y Txema Villate, director de comunicación y director general de Innobasque, respectivamente. Ellos han explicado su experiencia y los resultados obtenidos: cómo han aprendido haciendo y cómo han innovado colaborando.

“Un minuto para la innovación” está orientado a la acción y los resultados a corto plazo. Así, Euskaltel generó una innovación de producto creando una nueva aplización para móviles. 2DZanga obtuvo un resultado no previsto: amplió su cartera de servicios incluyendo la gamificación al comprobar cómo las personas se divertían participando. La asociación de comerciantes GasteizOn introdujo, de manera consensuada, nuevos servicios alineados con la estrategia de la Green Capital, como el reparto de la compra en bicicleta, entre otros. La comarca Uribe de Osakidetza y el Colegio Urkide descubrieron un nuevo modo de comunicarse con sus usuarios y abrirse a su comunidad. BTI Biotechnology Institute también puso en marcha esta iniciativa e Innobasque adoptó medidas innovadoras para la conciliación. Por último, EHNE Bizkaia está en proceso de creación de una nueva cooperativa entre productores, consumidores y agentes sociales, como consecuencia del debate surgido en torno al minuto. En muchos casos, la sencillez y la flexibilidad de la metodología facilitada hizo que fuera enriquecida por los participantes, algunos de los cuales la han introducido en sus dinámicas y la utilizan para otros proyectos en los que se requiere la colaboración de varias partes.

Además, el proceso llevado a cabo durante “Un minuto para la innovación” también ha aportado beneficios a las organizaciones que lo practicaron: se genera una visión compartida, se ofrece la oportunidad de que cada persona aporte y la empresa aprende a valorar el conocimiento, a menudo invisible, que existe en cada trabajador. Las organizaciones han aprendido a reconocer el valor de la inteligencia colectiva, lo cual les ayuda a desarrollar proyectos de manera más eficiente.

También se han identificado los factores clave del éxito en procesos de innovación abierta: el itinerario debe estar bien definido desde el principio con los destinatarios del mismo; se fomenta el contacto personasl, el reconocimiento público y hacer realidad la idea ganadora por parte de su autor son palancas movilizadoras, es imprescincible el compromiso de la dirección de la organización, se mejora la comunicación interna, innovar es implementar y todos pueden hacerlo. Por último, se ha puesto de manifiesto que la metodología aportada es abierta y flexible, por lo que pueden participar todos los “stakeholders” si se desea.

Esta jornada está enmarcada dentro de “Los martes de Innobasque”, iniciativa a través de la cual, Innobasque convoca mensualmente a los protagonistas de la innovación en un foro divulgativo y abierto para situar la innovación vasca en el centro de la mirada de las personas, las organizaciones y los medios de comunicación.