Plastigaur y Basque Fondo entran en el accionariado de la biotecnológica vasca POLIMERBIO

La entrada de ambas entidades supone un importante impulso económico y empresarial para el desarrollo de la compañía, especializada en el desarrollo de polímeros biodegradables para dispositivos médicos

Polimerbio trabaja en productos como un tubo reabsorbible para la corrección de la estenosis uretral (obstrucción de la uretra), que está previsto entre en fase de ensayos clínicos en 2021 y se comercialice en 2022

Plastigaur y Basquefondo se suman a Universidad de Navarra (incluida Clínica Universitaria de Navarra), Polymat y el fondo de inversión Clave Mayor, que ya forman parte del accionariado de la compañía

La empresa guipuzcoana Plastigaur y Basque Fondo, fondo de capital riesgo participado íntegramente por el Gobierno Vasco, se han incorporado al accionariado de la biotecnológica vasca Polimerbio, startup especializada en el desarrollo de polímeros biodegradables para dispositivos médicos. Su entrada supone un importante impulso empresarial y económico para la compañía, “y nos da confianza, ya que grupos importantes apuestan por nuestra empresa”, subaya Juan Carlos Antigüedad, CEO de Polimerbio.

Entre otros productos, Polimerbio trabaja en el desarrollo de un injerto tubular sintético reabsorbible (tubo) para la corrección de la estenosis u obstrucción de la uretra. La principal ventaja de este dispositivo médico –que se prevé entre en fase de ensayos clínicos en 2021 y se comercialice en 2022-, es que se bioabsorbe en el cuerpo, con el consiguiente ahorro de la segunda intervención y comodidad para el paciente. La compañía trabaja asimismo en otros proyectos relacionados con la regeneración de tejidos y el reclutamiento celular (quimiotaxis).

En el caso de Plastigaur, su entrada en el accionariado de Polimerbio le proporciona un socio estratégico con gran experiencia en fabricación “que nos puede ayudar en el lanzamiento y fabricación de productos”, subraya Antigüedad, quien recuerda que para desarrollar y llevar al mercado un dispositivo médico es necesaria la colaboración de un grupo médico –como la Clínica Universidad de Navarra (CUN)-, y un socio industrial, en este caso Plastigaur.

El Director General de Plastigaur, Luis Artola, subraya por su parte que como empresa que transforma polímeros para aplicaciones industriales desde hace más de 30 años, “cuando nos presentaron el proyecto nos apasionó ver la posibilidad real de unir el amplio mundo de los polímeros con el complicado sector médico-quirúrgico, lo cual era algo que a nosotros ni se nos había pasado por la cabeza que fuera posible”. Por ello, confía en que Plastigaur pueda formar parte de un proyecto “rupturista” en el mundo de la medicina “y en el que podamos aportar nuestro granito de arena mediante nuestra experiencia industrial de más de tres décadas”.

En su opinión, el sector de los materiales poliméricos bioabsorbibles acaba de empezar y su desarrollo futuro puede ser enorme, “no solo para aplicaciones médicas, sino para otro tipo de sectores, incluso industriales”.

Plastigaur y Basque Fondo se unen a otras entidades que ya han apostado por formar parte del accionariado de Polimerbio como Polymat, Clave Mayor y la Universidad de Navarra (UNAV) que incluye a la Clínica Universidad de Navarra (CUN). Además, Polimerbio cuenta con investigadores de primer nivel y colaboradores como Grupo ZIBIO (UPV/EHU), centros tecnológicos del País Vasco y grupos clínicos. La compañía está abierta a nuevas colaboraciones que aporten en su desarrollo.

DESARROLLO DE NUEVA APLICACIONES MÉDICAS BIOABSORBIBLES

Polimerbio empresa pionera en dispositivos médicos bioabsorbibles e ingeniería de tejidos blandos, nació en 2017 como spin-off ligada al grupo investigador Zibio.  Gracias a su know-how sobre polímeros, Polimerbio desarrolla nuevo dispositivos médicos que se bioabsorben en el cuerpo, con el consiguiente ahorro de la segunda intervención y comodidad para el paciente.

Pionera en el uso de polímeros en aplicaciones médicas, Polimerbio aspira a ser una referencia internacional en el tratamiento de lesiones de tejidos blandos como: sistema muscular, cardiovascular, digestivo, genitourinario, nervioso, respiratorio o piel y cartílago.