Arantxa Tapia destaca que “la Industria 4.0 ya es una realidad en Euskadi y vamos a integrarnos en una red que lidere la vanguardia europea”

En la apertura de la segunda edición de la Jornada Basque Industry 4.0, la consejera de Desarrollo Económico ha señalado que los dos grandes retos de la industria manufacturera vasca son “mantener su peso en el PIB e incrementar su intensidad tecnológica”. También ha subrayado el hecho de que “nuestras fortalezas se localizan en la fase de producción, y tenemos pendiente explotar nuestro potencial en el diseño y desarrollo de productos finales”. El experto alemán Wolfgang Dorst, responsable del Departamento de Industria 4.0 en la patronal tecnológica BITKOM, ha abierto las intervenciones con una ponencia en la que ha expuesto que “hemos entrado en la era de la automatización, que tiene que ver más con Internet y menos con los robots”.

1410-2015-104122513576513829El Palacio Euskalduna de Bilbao ha acogido esta mañana la celebración de la segunda edición de la Jornada “Basque Industry 4.0”, bajo el epígrafe el meeting point de la industria vasca, un evento organizado por el Departamento de Desarrollo Económico y Competitividad del Gobierno Vasco, a través de SPRI. El objetivo de este encuentro es fomentar la adaptación de las empresas al imparable proceso de integración de las TEIC (Tecnologías de Electrónica, la Información y la Comunicación) en los procesos productivos.

La consejera de Desarrollo Económico y Competitividad, Arantxa Tapia, ha sido la encargada de inaugurar un acontecimiento del que ha destacado el creciente interés que suscita entre empresas, universidades, centros tecnológicos y otros agentes de innovación del País Vasco, con una asistencia que ha superado el millar de personas, frente a las 650 registradas en la primera edición. “La industria 4.0 ya es una realidad en Euskadi –ha precisado-, tenemos ya cerca de 60 iniciativas apoyadas desde el Gobierno Vasco que se están desarrollando en Araba, Bizkaia y Gipuzkoa”.

A la hora de definir el punto de partida del tejido industrial vasco ante lo que ya se conoce como la Cuarta Revolución Industrial, Arantxa Tapia ha señalado los dos grandes desafíos pendientes: “Nuestra industria debe en primer término mantener su peso en el PIB, y en segundo lugar aumentar su intensidad tecnológica, evolucionando hacia las actividades de mayor valor añadido y con mayor potencia para Euskadi”.

Continuar leyendo