Entrevista: Larraitz Etxeberria, responsable de Contenidos y Atención al Visitante de Eureka!

Eureka Zientzia Museoa, ubicado en el Parque Científico y Tecnológico de Gipuzkoa, se encuentra inmerso en la preparación del 8º Encuentro de Vidas Científicas que tendrá lugar el 22 de octubre y el 5 de noviembre. Su responsable nos habla sobre esta nueva edición.

1.- Tras siete ediciones exitosas ya están preparando un nuevo “Encuentro de Vidas Científicas”. ¿En qué consisten estos encuentros?

20171026_102712_editedEstos encuentros, que tienen como objetivo potenciar las vocaciones científicas entre los futuros científicos, tecnólogos en investigadores, consisten en reunir a estudiantes de 4º de ESO y Bachillerato con profesionales que se dedican a la Ciencia y a la Tecnología. En estas jornadas, los profesionales cuentan con un espacio de charlas y con otro de posters, donde exponen los trabajos que realizan, así como los pasos que han seguido durante sus vidas académicas y personales para llegar a desempeñar los trabajos a los que se dedican actualmente. Los alumnos, por su parte, encuentran en estas jornadas un espacio privilegiado en el que poder aclarar las dudas sobre su futuro académico, charlando directamente con profesionales.

2.- Sigue costando más a las chicas decantarse por las carreras científicas?

Creo que basta con visitar las facultades de carreras científicas para ver que las mujeres son mayoría. Es verdad en que puestos de responsabilidad en entidades que se dedican a la Ciencia y a la Tecnología los hombres son mayoría, pero diría que como en el resto de ámbitos profesionales, no creo que tenga que ver con el hecho de ser carreras científicas.

En el caso particular del Encuentro de Vidas Científicas, el 50% de todos los profesionales que han participado en todas las ediciones han sido mujeres, ¡más equidad imposible!

3.- Desde Eureka! Zientzia Museoa realizan múltiples actividades para acercar la ciencia y la tecnología a los más jóvenes durante todo el año. ¿Queda mucho por hacer todavía?

Aunque siempre se puede hacer más, la realidad es que en los últimos años han ido en aumento las tareas de divulgación científica que realizan diferentes entidades, y de manera muy satisfactoria, además.  Los diferentes medios de los que disponemos ahora, sobre todo las redes sociales, posibilitan una mayor divulgación científica, o por lo menos que ésta llegue a más gente de lo que lo hacía en el pasado.

Pero el público adolescente sigue siendo el más difícil de llegar. Los niños disfrutan y se divierten aprendiendo, los adultos se sorprenden de lo que todavía pueden aprender, pero los adolescentes son difíciles de atraer y contentar. De todas maneras, no creo que sea exclusivo del ámbito científico.

4.- ¿Qué novedades encontraremos en esta edición?

El formato se mantiene de año en año. Debido a la gran demanda por parte de centros escolares, en 2016 se decidió celebrar el encuentro dividido en dos jornadas, para dar cabida a más futuros científicos. Tras el éxito obtenido, repetimos formato en 2017 y también lo haremos en 2018.

La novedad serán los propios estudiantes y profesionales, ninguna edición es igual a otra. Los estudiantes siempre son diferentes y los profesionales que acuden también van variando. De todas maneras, cabe destacar que son muchos los profesionales que repiten año tras años, de hecho, algunos son ya habituales. Durante estos años hemos sido testigos de su evolución profesional y de los cambios que han ido ocurriendo en sus carreras académicas. La participación reiterada de estos profesionales, sin los que “Vidas Científicas” no sería posible, convierte el encuentro en testigo de los cambios que pueden tener lugar en cualquier momento de una vida profesional y contribuyen a la diversidad de cada edición.

5.- Son una de las entidades pioneras en el Parque de Gipuzkoa. ¿Existe la colaboración con empresas o entidades del entorno? ¿Cómo cree que ven los jóvenes el Parque cuando se acercan hasta aquí?

Las empresas del Parque (y también el resto que participan en las jornadas), así como los profesionales que trabajan en ellas, acuden de manera totalmente desinteresada, no existe una colaboración específica para este evento.

La mayoría de los jóvenes que acuden desconocen la cantidad de empresas que se sitúan en el Parque y, me atrevería a decir, que muchos de ellos ni siquiera saben que exista un Parque Tecnológico aquí, en Miramon. Además de ser una manera de despertar y fomentar las vocaciones científicas, este encuentro también puede ser una ventana a través de la cual el Parque pueda asomarse a los más jóvenes.