Hydro-Quebéc y CIC Energigune desarrollan una nueva generación de baterías que permitirá a los vehículos eléctricos alcanzar una autonomía de más de 350 Km. por carga, doblando las prestaciones de las actuales tecnologías

Esta investigación está basada en una tecnología denominada “Solid State Battery” que evoluciona las baterías de Litio-ión actuales y que posibilitará el desarrollo de modelos más potentes, seguros y baratos

Los trabajos de los centros, ubicados en Montreal y Vitoria respectivamente, acaban de ser publicados en la prestigiosa revista científica “Nano Letters”

2015G159 Graphique Batterie de nouvelle generation_v1cLas importantes innovaciones del instituto de investigación Hydro-Québec (IREQ) y CIC Energigune están allanando el terreno a una nueva generación de baterías que acabarán sustituyendo a las de  Litio-ión en la electrificación del transporte.

El equipo del centro de investigación Hydro-Québec y CIC Energigune han publicado en la prestigiosa revista Nano Letters los detalles de su nueva tecnología Solid State Battery, que va más allá del  Litio-ión y abre las puertas a un futuro con baterías más seguras, potentes y baratas. La primera novedad es que esta tecnología utiliza un electrolito sólido y la segunda, que el ánodo es de litio metálico con un recubrimiento especial. Además, los investigadores han mostrado por primera vez secciones transversales de una batería cargada y otra descargada mediante microscopía electrónico de barrido (SEM in situ: visualizando el proceso de ciclado de la batería en tiempo real)

Las baterías de Litio-ión, presentes hoy en día en la mayoría de teléfonos móviles y vehículos eléctricos, permiten a estos últimos alcanzar una autonomía de 160 km. Sin embargo, la nueva generación acerca su alcance a los umbrales máximos previstos para esta tecnología duplicando su autonomía. Además, las baterías convencionales conllevan algunos riesgos de seguridad, ya que el líquido de los electrolitos es altamente inflamable.

“Nuestra tecnología conseguirá unas baterías con un radio de conducción superior a 350 km por cada carga”, explica Karim Zaghib, director del departamento de Almacenamiento y Conversión de la Energía de Hydro-Québec. “Se trata de una tecnología muy madura y potente que ya está casi lista para salir al mercado”.

“Esta tecnología constituye un avance significativo, ya que presenta una densidad mayor a la de las baterías de  Litio-ión gracias al uso de litio en estado metálico en el ánodo”, aclara Jesús M. Goiri, director general de CIC Energigune. “Estas nuevas baterías son más seguras, porque el electrolito sólido no es inflamable, a diferencia de los líquidos”.

“El siguiente paso es claramente el litio metálico, que permitirá a las baterías alcanzar altas densidades energéticas sin necesidad de recurrir a elementos no sostenibles, como el cobalto”, dice Michel Armand, investigador de CIC Energigune. “Se puede utilizar un derivado del hierro sencillo y ecológico. Además, no se necesita tanto cobre para ensamblar la batería”.

Cabe señalar que este hallazgo científico guarda relación con aquel que Hydro-Québec ya anunció en febrero de 2015 en referencia al cátodo, el otro componente básico de las baterías recargables.