La ciencia y la tecnología generan oportunidades empresariales innovadoras con las que Euskadi compite globalmente

  • Durante la jornada, organizada por Innobasque-Agencia Vasca de la Innovación,  seis empresas vascas de base científica y tecnológica que compiten en los mercados internacionales -Graphenea, Owl, Histocell, Ibil, Vacunek y Buntplanet- han explicado sus casos de éxito.
  • La alta especialización, el personal altamente cualificado y la cobertura que ofrece el Sistema Vasco de Ciencia, Tecnología e Innovación generan capacidades competitivas en nichos de mercado donde se compite en innovación.

En Euskadi se están generando oportunidades empresariales cuyo modelo de negocio está basado en la investigación científica y el desarrollo tecnológico. Esta tipología de empresa contribuye al desarrollo de un modelo productivo basado en el conocimiento porque posee un fuerte componente tecnológico, científico e innovador que atrae a personal altamente cualificado e inversiones internacionales y genera valor. La alta especialización necesaria y la cobertura que ofrece el Sistema Vasco de Ciencia, Tecnología e Innovación han hecho que en la última década se hayan creado en Euskadi empresas como Graphenea, Owl, Histocell, Ibil, Vacunek y Buntplanet, algunas de las cuales son líderes absolutos en sus respectivos nichos de mercado y que compiten a nivel mundial.

Así se ha mostrado en la 25ª edición de “los Martes de Innobasque” “Empresas de ciencia y tecnología. Convirtiendo el conocimiento en valor”, que ha tenido lugar en el Centro de I+D+i Joxe Mari Korta de la UPV/EHU en Donostia y a la que han asistido Itziar Alkorta, viceconsejera de Universidades e Investigación del Gobierno Vasco; Teresa Porto,  directora  de  Desarrollo  de  Negocio  de  Owl  Genomic;  Jesús  de  la  Fuente, director general de Graphenea; Ahmad Ezzedine, director de Desarrollo de Negocio de Histocell; Enrique Monasterio, director general de Ibil; Félix Bastida, director científico de  Vacunek;  de  Vacunek;  Andrés  García,  director  de  I+D  de  Buntplanet,  Javier Monzón, director de Innovación y Desarrollo del Campus de Gipuzkoa de la UPV/EHU y Txema Villate, director general de Innobasque.

Conectar la investigación científica con el sector empresarial es crítico para fortalecer un  modelo  productivo  intensivo  en  conocimiento,  que  tiene  no  sólo  un  elevado impacto en la vida de las personas, y que además genesar nuevas oportunidades de negocio, Así  lo  han  explicado las  seis empresas vascas que han participado en la jornada y que han coincidido en señalar que la alta especialización es donde reside su competitividad y que les sitúa en mercados globales.

Es el caso de Graphenea , “start up” de nanotecnología pionera mundial en la producción de grafeno, conocido como el material del futuro, que se crea en laboratorios y cuyas propiedades de flexibilidad, dureza y conductividad hacen que sus aplicaciones vayan a suponer una revolución en muchas industrias y tecnologías. Tal y es su potencial que la Comisión Europea va a invertir 1.000 millones de euros en su investigación durante los próximos diez años, en un macropoyecto que cuenta con importante participación vasca, ya que además de Graphenea figuran Leartiker, CIC nanoGUNE, nanoBIO-UPV/EHU, CIC energiGUNE, Tecnalia, UPV/EHU y Cidetec-IK4. La empresa nació en 2010 en colaboración con el CIC nanoGune de Donostia, donde están instalada.

Por su parte, Owl es una empresa biotecnológica líder en España y referente europeo que desarrolla productos de diagnóstico precoz de enfermedades, a través de una técnica basada en la metabolómica, que detecta alteraciones metabólicas en muestras biológicas. Fundada en 2002 en Bizkaia, su éxito radica en su alta especialización en el campo de la medicina preventiva y sus alianzas estratégicas, tanto con otras empresas como con centros de investigación.

Histocell es una ingeniería de tejidos dirigidos al campo de la medicina regenerativa y reparadora. Esta spin off surge del la Facultad de Medicina y Odontología de la UPV/EHU, donde  sus fundadores,  basados  en  sus  conocimientos  avanzados  en  un ámbito muy específico dentro de la biotecnología, detectaron en 2004 una necesidad en el mercado. Actualmente forma parte del holding biosanitario Grupo Norabyo y trabaja con otra empresa en el desarrollo de un medicamento para tratar lesiones medulares de origen traumático.

También a través de la colaboración entre el ámbito público es posible encontrar vías de negocio dando respuesta a retos emergentes, como la necesidad de desarrollo de una infraestructura de puntos de recarga que garanticen la movilidad en vehículo eléctrico en Euskadi.  Así, en 2010 se constituyó Ibil, sociedad público-privada formada por el Ente Vasco de la Energía y Repsol al 50%, que diseña, construye y mantiene gestores de recarga del vehículo eléctrico.

Vacunek  es  una  empresa  biotecnológica  spin  off  del  centro  tecnológico  Neiker-

Tecnalia creada en 2006, fruto de la transferencia de diferentes tecnologías desarrolladas en el  campo  de  la  sanidad animal  al  sector empresarial. Desde  sus inicios, Vacunek apuesta por la colaboración en I+D+i con otras empresas y centros tecnológicos tanto nacionales como internacionales para seguir desarrollando su negocio de diagnóstico de enfermedades en animales.

Por último, Buntplanet, es una ingeniería donostiarra que desarrolla software para ejecutar todo tipo de proyectos innovadores. Fue creada por una pareja de ingenieros emprendedores que abandonaron su trabajo en la multinacional Siemens en Alemania y decidieron volver a Euskadi a crear su empresa. Hoy Siemens es uno de sus clientes.

Esta  jornada  está  enmarcada dentro de  “Los Martes  de  Innobasque“, iniciativa  a través de la cual, Innobasque convoca mensualmente a los protagonistas de la innovación en un foro divulgativo y abierto para situar la innovación vasca en el centro de la mirada de las personas, las organizaciones y los medios de comunicación.