Una década como referente en la investigación infantil de los trastornos del lenguaje

El laboratorio nació en 2011 como fruto de la alianza entre el centro científico y el colegio para estudiar en niños y adolescentes los mecanismos cerebrales asociados a las dificultades lingüísticas que surgen durante el aprendizaje, como la dislexia 

El acto contará con la presencia de Manuel Carreiras, director científico del BCBL; Nieves Maya, directora del centro escolar; Maite Alonso, presidenta del Consejo Escolar de Euskadi; Lucía Torrealday, directora de Innovación Educativa del Gobierno Vasco; y Belén Uriarte, directora del Berritzegune de Vitoria

¿Cuál es el mejor método para aprender a leer? ¿Cómo afectan las diferencias individuales en el aprendizaje? ¿Cuántas lenguas deben aprender nuestros hijos? ¿Cuándo es el mejor momento para aprender idiomas? Estas son algunas de las preguntas que abordan desde 2011 los estudios del BCBL JuniorLab, un laboratorio instalado en el Colegio Carmelitas Sagrado Corazón de Vitoria e impulsado por el centro de investigación Basque Center on Cognition, Brain and Language.

Este miércoles 25 de mayo a las 17:30 horas y con unos meses de retraso a causa de la pandemia, el proyecto que nació como fruto de la alianza entre el BCBL y el centro educativo celebrará su décimo aniversario en sus instalaciones.

El acto contará con la presencia e intervención de Manuel Carreiras, director científico del BCBL; Nieves Maya, directora del centro escolar; Maite Alonso, presidenta del Consejo Escolar de Euskadi; Lucía Torrealday, directora de Innovación Educativa del Gobierno Vasco; y Belén Uriarte, directora del Berritzegune de Vitoria.

“Estamos muy satisfechos con los resultados obtenidos hasta ahora por esta colaboración y especialmente agradecidos a Nieves Maya, directora del colegio, cuya pasión investigadora ha sido clave para tener la oportunidad de crear el JuniorLab y convertirlo en un entorno ideal para ayudarnos a desarrollar los objetivos científicos de nuestra actividad”, subraya Carreiras.

Después de una década de vida, aunque la primera colaboración se dio en 2010, el espacio se ha convertido en un referente en el estudio de los procesos neurocognitivos relacionados con el lenguaje en alumnos de diferentes edades para comprender mejor los mecanismos cerebrales que están detrás de las dificultades lingüísticas asociadas a los procesos de aprendizaje.

En total, el BCBL JuniorLab ha puesto en marcha más de una veintena de proyectos de investigación, entre los que destacan el desarrollo de baterías específicas para el diagnóstico temprano de trastornos del lenguaje como la dislexia o el Trastorno Específico del Lenguaje (TEL).

“La investigación, la innovación y la mejora de los métodos educativos son un pilar fundamental para la actividad del JuniorLab. Estudiamos la comprensión y producción del lenguaje, la lectoescritura, el multilingüismo o las dificultades específicas de aprendizaje asociadas a procesos lingüísticos”, añade el director científico del centro donostiarra.

Para ello, las instalaciones ubicadas en el centro escolar vitoriano cuentan con un equipamiento técnico de última generación a fin de que los estudiantes de edades entre los 4 y los 15 años del colegio puedan participar en los estudios.

En concreto, el BCBL JuniorLab cuenta con técnicas conductuales instaladas en cabinas que disponen de ordenadores o pantallas táctiles para medir, por ejemplo, el tiempo de respuesta a determinados estímulos visuales y auditivos; tecnología de eye tracking que registra con una cámara los movimientos oculares, es decir, la mirada, durante la lectura o la visualización de imágenes presentadas en una pantalla; y un sistema de electroencefalografía (EEG), que registra y mide la actividad eléctrica del cerebro a nivel del cuero cabelludo en respuesta a estímulos visuales o auditivos.

“Queremos agradecer la disponibilidad y generosidad que han mostrado las familias de nuestros alumnos y alumnas y los propios estudiantes desde el primer día y también la actitud motivadora del BCBL a través de juegos didácticos para animar la participación y el respeto que han demostrado en todo momento a la actividad diaria del colegio”, ensalza por su parte Nieves Maya.

Impacto educativo

A través de estas pruebas y técnicas con estudiantes voluntarios, los proyectos de investigación que se desarrollan en este laboratorio buscan contribuir a la mejora de los procesos de aprendizaje en la etapa escolar y repercutir en la práctica educativa.

“Estar en el Colegio Carmelitas nos permite además realizar estudios longitudinales. Podemos observar a los mismos niños durante distintos momentos de su educación formal y, por tanto, investigar el desarrollo de sus capacidades a lo largo del tiempo”, destaca Manuel Carreiras.

En este sentido, algunos de los proyectos llevados a cabo en este espacio han estado enfocados a la búsqueda de las metodologías más apropiadas para aprender a leer o escribir o el análisis de los procesos cognitivos más importantes en la adquisición de la lectura o de una segunda lengua.

“Conocer las bases cognitivas de la lectura en niños bilingües para entender mejor cómo adquirir una segunda lengua puede afectar, de manera positiva o negativa, al desarrollo de la lectura, a largo plazo, nos permitirá mejorar los métodos educativos de lectura en euskera, además de ayudar al diagnóstico de jóvenes bilingües con trastornos durante el proceso de aprender a leer en euskera”, concluye Carreiras.

De esta forma, los expertos del BCBL obtienen información crucial para comprender los procesos básicos implicados en el aprendizaje y su evolución con la esperanza de  contribuir en un futuro a reducir la tasa de fracaso escolar diseñando programas educativos fundamentados en datos científicos.

Los próximos años el proyecto colaborativo continuará investigando en estos campos y además trabajará en la búsqueda de biomarcadores tempranos para la detección precoz de los trastornos del lenguaje.