Colocada la primera piedra del edificio Biokutxa en el Parque Tecnológico de San Sebastián

La Fundación Inbiomed será el primer y principal inquilino del edificio Biokutxa

 

El edificio Biokutxa, cuya primera piedra se colocó el 22 de septiembre, será una realidad en el Parque Tecnológico de San Sebastián, al pie de las torres de Arbide, a comienzos de 2012. Con una inversión prevista de 4,5 millones de euros, Kutxa pretende que esta nueva infraestructura sea el eje desde el que impulsar y coordinar todos los proyectos de los que la Caja participa en el ámbito de la investigación sanitaria y científica.

La Fundación Inbiomed será el primer y principal inquilino del edificio Biokutxa. Fundación privada sin ánimo de lucro, que representa un modelo organizativo innovador, Inbiomed es una organización al servicio de la medicina regenerativa que tiene como objetivo prioritario la pronta aplicación de los resultados que obtiene a pacientes con cáncer, parkinson o infartos cardíacos.

El edificio Biokutxa es un proyecto arquitectónico de Joaquín Montero que ejecutará construcciones Amenabar. Ocupará una superficie de 2.800 metros cuadrados en tres plantas y una de las dos torres de Arbide con la que se conectará tras un proceso de reforma. El edificio va a estar dotado de unas modernas instalaciones con los equipamientos más vanguardistas y acogerá a más de 100 investigadores, que podrán así trabajar en las mejores condiciones, permanentemente conectados con grupos de investigación locales y de toda Europa.

En el acto de colocación de la primera piedra del edificio Biokutxa, presidido por el presidente de la Caja, Xabier Iturbe, participaron también el Diputado General Markel Olano, la presidenta de las Juntas Generales, Rafaela Romero, el presidente de la Fundación Inbiomed, Gurutz Linazasoro y el director del Parque Tecnológico, Lucio Hernando, entre otras autoridades e invitados.

Linazasoro apostó por la “sinergia” con otros centros y empresas del entorno y aseguró estar convencido de que en el año 2015 “seremos un centro de referencia internacional en medicina regenerativa”. En esta línea, el Diputado General destacó la necesidad de “establecer áreas de especialización prioritarias” y “la estructuración y coordinación de los agentes en torno a esas áreas”. Indico, además, que “las biociencias tienen un objetivo muy importante unido al tejido hospitalario y de la salud”. Por su parte, el presidente de Kutxa se mostró satisfecho con la nueva estructura y señaló que Biokutxa, “como línea estrátegica de la fundación Kutxa”, ofrece un nuevo marco a los 40 investigadores que en la actualidad trabajan en Inbiomed.